Tía Vicenta se sumó al Paseo de la Historieta

tia vicenta paseo historieta inauguracion estatua

El sábado 9 de mayo, el jefe de Gabinete porteño Horacio Rodríguez Larreta y el Ministro de Cultura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires Hernán Lombardi inauguraron la estatua de Tía Vicenta y rindieron homenaje al dibujante y humorista gráfico Juan Carlos Colombres (Landrú) en el marco de un nuevo emplazamiento del Paseo de la Historieta. La estatua de Tía Vicenta, situada en Juana Manso y Azucena Maizani, en Puerto Madero, representó un nuevo eslabón de la cadena de personajes que conforman el recorrido del Paseo de la Historieta. Con un total de 19 esculturas, el circuito cultural se extiende desde el corazón de San Telmo hasta el Museo del Humor situado en la zona de Puerto Madero.

El evento, impulsado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, contó con la asistencia de los familiares del humorista, los miembros del equipo de Fundación Landrú, amigos y admiradores y concluyó con distintas actividades culturales que se desarrollaron a lo largo de toda la tarde. La estatua de Tía Vicenta –personaje creado por Landrú- fue realizada por el artista Pablo Irrgang, el mismo autor de las esculturas de Mafalda, Susanita y Manolito; Largirucho e Hijitus, Isidoro Cañones; Diógenes y el linyera, entre otras.

Los orígenes de Tía Vicenta

Con el pasar de los años, Tía Vicenta se convirtió en uno de los personajes favoritos de Landrú. Se inspiró en su tía Cora, una señora gorda, viuda y paqueta que solía opinar sobre cualquier tema, especialmente sobre política, sin saber demasiado lo que decía. En 1957, Landrú decide editar un semanario de actualidad y humor político, titulado Tía Vicenta bajo el lema “La revista del nuevo humor” junto a Carlos Peralta (Del Peral) como jefe de redacción y colaboradores de la talla de Quino, Faruk, Bayón, Siulnas, Basurto, Sófocles, Sofo (Sofovich), Ignacio B. Anzoátegui, Jordán de la Cazuela, Garaycochea, entre tantos otros. Con el tiempo Tía Vicenta se convirtió en un ícono del humor político en la Argentina y marcó así y para siempre la historia de nuestro país.

Tía Vicenta vuelve para quedarse

A partir de hoy se puede visitar a Tía Vicenta en Puerto Madero. Espera a todos los transeúntes sentada en su sillón preferido posando sonriente para la foto junto a una placa que reza: “Tía Vicenta es una señora mayor, fuerte de caderas, solterona y paqueta. Cree que sabe todo y responde a cualquier tema con gran autoridad mediante expresiones incoherentes, desubicadas y desopilantes”.