Viajar en la B ahora es clase A

Para quienes usan la Línea B de subte y tienen la buena fortuna de bajar o subir en la estación Callao, en pleno corazón de Buenos Aires, viajar siempre es un placer. Porque allí, más de 50 viñetas de Landrú les dan la bienvenida o los despiden para desearles que, vengan de donde vengan, vayan donde vayan, se lleven una sonrisa.

Es absurdo que el buen humor reine en medio del caos propio de la ciudad de la furia. Tan absurdo como el humor que impregna la estación de un subte donde hace un año que se viaja mejor. Es que el 27 de julio de 2017, se inauguró la intervención de los andenes y espacios públicos de la estación Callao de la Línea B con viñetas y personajes de Landrú. Y por un momento las risas de los viajeros sonaron más fuerte que el agobiante ruido del subte.

Desde ese día, gracias al trabajo conjunto de Fundación Landrú y Subterráneos de Buenos Aires, más de 20 mil personas van y vienen todos los días de la estación Callao disfrutando del ingenioso humor de Landrú. Ahí está Tía Vicenta, el gato, María Belén, Rogelio, Jacinto W. y otros personajes más para sacarle la lengua a las caras largas.

Y muchos lo agradecen: “Las gráficas del maestro Landrú forman parte del ADN argentino… En medio de tanto caos, al menos podemos encontrar un oasis de humor en nuestro camino!”. Lo disfrutan: “La estación Callao es un gran despliegue de humor del bueno. Me encantó”. Y se divierten: “¡Yo me la pasaría perdiendo el subte por entretenerme con las ilustraciones del maestro Landrú! Jajaja. ¡Qué gran aporte a la cultura y para la ciudad!”.

Esos son solo algunos de los muchos comentarios que los pasajeros de la Línea B nos dejan en nuestras redes sociales. Y entre todos nos dicen que este primer año del humor de Landrú en el subte se merece un ¡feliz aniversario! Tan feliz como todas esas caras que llegan y se van de la estación Callao.