Los 61 de la tía

Y sí, nuestra querida revista Tía Vicenta ya está mayorcita, pasó la barrera de los 60 años y hoy mismo, 13 de agosto de 2018, está cumpliendo los 61. Pero qué bien se la ve, ¿no es cierto? Siempre fue muy coqueta, estuvo “en la pomada” y muy aggiornada. Por eso, su humor sigue vigente hoy, al igual que a lo largo de estas seis décadas.

Pero hagamos memoria. Tía Vicenta fue creada y fundada por Landrú y salió a la venta en quioscos un magnífico martes 13 de agosto de 1957. Así comenzó su primera y más prolífica etapa, en la que se editaron 369 números, hasta que en julio de 1966 fue censurada por el gobierno de facto de Onganía.

Inquieto y con aún más ganas de seguir haciendo humor, Landrú sorteó la censura con una brillante estrategia. Quince días después del cierre de Tía Vicenta, sacó a las calles una nueva revista, llamada María Belén, en honor a otro de sus personajes, y que se publicó entre julio de 1966 y diciembre de 1967. Luego llegaría a los quisocos la revista Tío Landrú, entre junio de 1968 y abril de 1969.

Tía Vicenta siguió todo desde bambalinas, planeando su regreso triunfal. La espera valió la pena. Así fue que la segunda etapa de la revista se extendió entre noviembre de 1977 y julio de 1979.

A lo largo de sus dos etapas, muchas fueron las tapas de Tía Vicenta que hicieron historia, reflejando, con su humor, la realidad del país y del mundo. Dirigida por Landrú, contó en sus filas con grandes colaboradores, como Faruk, Siulnas, Basurto, Sófocles, Sofo (Sofovich), Garaycochea, Vilar, Quino, Manucho, Copi, Kalondi Oscar Blotta, Dalmiro Sáenz (Trescatorcedieciseis), Aldo Camarotta, Roberto Maidana (Chacato), Julio Lagos, Ignacio Covarrubias, Mariano Perla, César Bruto, Angel Cotta y otros más.

Con su humor, sus colaboradores, su mirada única y su crítica inteligente, Tía Vicenta supo romper esquemas y hacerse un importante lugar en la historia de periodismo y del humor gráfico argentino. Por eso, son muchos los que hoy la recuerdan, conservan sus ejemplares y, ya sea en papel o en la revista online www.tiavicenta.com,  la siguen leyendo y se siguen riendo con el humor disparatado de esta señora gorda.