¡Manos a la obra!

Este 17 de noviembre, Día del Escultor, queremos saludar a todos los artistas que ponen, literalmente, las manos en y a la obra. Y, de manera muy especial, queremos homenajear a Pablo Irrgang, quien en 2015 realizó la estatua de Tía Vicenta.

“El tema más complejo es encontrar una síntesis en el pasaje de las dos dimensiones a las tres dimensiones”, contaba Pablo cuando asumió años atrás el desafío de llevar a la inigualable Tía Vicenta del papel a la escultura. Desafío enorme si lo hay, pues las expectativas por ver y tocar a Tía Vicenta eran muy altas. Claro, además de lo famosa y emblemática que es Tía Vicenta, era la primera vez que un personaje de Landrú pasaba del papel al volumen.

Para lograrlo, Pablo primero estudió los dibujos de Landrú. Luego, junto a su equipo, modeló una escultura de plastilina, que más tarde usó para realizar un molde de silicona. Tras ello hicieron un pasaje en resina epoxi reforzada con cuarzo y con los colores elegidos. ¿Y después? Y después siguieron trabajando (pueden ver todo el proceso en el video). Pues el quehacer del escultor tiene tanto de arte como de trabajo.

Si aún no han visto la escultural escultura de Tía Vicenta, pueden hacerlo este mismo sábado. O el que viene. O mañana. O cuando mejor les quede. Ella, gracias a las manos de Pablo Irrgang, está esperándonos, sentadita muy cómodamente en el Paseo de la Historieta, en Puerto Madero (en la intersección de Juana Manso y Azucena Maizani).