Días de música en Fundación Landrú

En Fundación Landrú nos damos todos los gustos. No solo disfrutamos del humor de Landrú todos los días, sino que a veces nos llevamos grandes sorpresas. Una de las últimas buenas nuevas tiene que ver con la música. Porque recibimos una donación de cinco discos y dos diplomas, uno de ellos ilustrado por Landrú, que nos dejó con la boca abierta.

Días atrás, después de algunos intercambios de mails, finalmente se acercaron a la fundación Edgardo Fiore y Ricardo y Ana Marín. Edgardo Fiore traía en sus manos el disco simple Summertime y los LP Música para tías románticas y Valentino y los nostálgicos, todos ellos con tapas ilustradas por Landrú. Y Ricardo y Ana Marín (hijo y sobrina del locutor de radio Alberto Marín) aportaron dos LP de “Los soldaditos de Johnny”. Se trataba de una banda de jazz creada por Santos Lipesker, también creador junto a Landrú de la banda “Jacinto W y sus Tururú Serenaders”, en 1957, para el programa de Tato Bores Caras y Morisquetas que emitía Canal 7.

 

Grata sorpresa

La alegría fue inmensa cuando descubrimos que dentro de los dos discos de “Los soldaditos de Johnny” había dos diplomas, uno de ellos ilustrado por Landrú y otro por otro dibujante. Ambos estaban dedicados a Pura Delgado e Isabelita Marconi, dos locutoras de la época que trabajaban en la misma radio que Alberto Marín. Además, Pura e Isabelita habían sido madrinas, respectivamente, de “Los soldaditos de Johnny” y “Jacinto W y sus Tururú Serenaders” durante un show llamado “América se dice con música”, que se emitió por Radio Libertad el 17 de julio de 1959.

Los diplomas están firmados (con firmas originales) por cada uno de los miembros de las bandas. Por el lado de “Los Tururú Serenaders”: Santos Lipesker, Juan Caldarella, Héctor Juncal, Hernán Oliva. Y en el caso de “Los soldaditos de Johnny”: José Finkel, Freddy Lipesker, Oscar Mazzei, A. Corvini y David Rey.

La sorpresa fue mayor cuando descubrimos que estos diplomas son únicos y fueron elaborados para ese show. Están escritos con tinta negra y roja y el fondo está pintado con acuarela. Como los dos LP en los que fueron guardados estaban envueltos en sobres de plástico, se mantuvieron durante muchos años, planchados y sin ninguna arruga ni deterioro del papel.

 

Quién es quién

Detrás de toda buena y sorprendente noticia hay una historia. Y detrás de toda historia hay personas. En este caso, los protagonistas son Ricardo, Ana y Edgardo.

Ricardo Marín es hijo de Alberto Marín, locutor de radio de la década del 50, época en la que los locutores de radio era muy famosos. Así lo cuenta Ricardo: “Mi viejo tenía dos tipos de trabajo, la locución comercial, donde leía los avisos dentro de los programas, ya que antes no había tandas grabadas. Ese trabajo le ocupaba la mayor parte del día, pero también tenía programas propios. Para los programas de radio propios las discográficas le enviaban discos de promoción. El mismo disco que iba a la batea, también se lo daban al locutor, se lo regalaban. Cuando llegaba a casa, venía con pilas de LP y simples. Mi viejo era muy ordenado, y le ponía la fecha a cada disco que recibía y también los firmaba. También le ponía un número a cada disco dentro de su colección. Tenía todos bien catalogados”.

Hace 15 o 20 años, Alberto Marín, tal vez superado por el volumen de su colección de discos, comenzó a desprenderse de una parte, vendiendo y regalando algunos de ellos. Así, los dos LP de “Los soldaditos de Johnny” llegaron primero a manos de Gonzalo, hijo de Ana Marín, y luego a las de su amigo Edgardo Fiore.

Edgardo, a su vez, es amigo de Marcelo Gassió, quien ya había donado material a Fundación Landrú años atrás. Contagiado por su amigo, Edgardo se puso en contacto con nosotros para donar no solo los dos LP de “Los soldaditos de Johnny” y los dos diplomas que contenían, sino los otros tres discos ilustrados por Landrú, que compró especialmente para donar.

Y así, de amigo a amigo, y con un poco de música, el archivo de Fundación Landrú sigue creciendo. Brindemos, al son de Los Tururú Serenaders, por todos ellos.