Landrú y Drummond de Andrade, juntos en un mismo libro

En tiempos en los que las relaciones diplomáticas entre la Argentina y Brasil vienen atravesando algunas turbulencias, la Fundación Landrú puede jactarse de estar estrechando cada vez más los vínculos con nuestro país hermano. Es que, a fines de noviembre de este año, nuestro director ejecutivo, Gonzalo Colombres —quien además es nieto de Landrú—, viajó a Río de Janeiro y se reunió con Pedro Graña Drummond, nieto del célebre escritor brasileño, Carlos Drummond de Andrade. ¿Cuál fue el motivo de esta cumbre súper secreta que mantiene en vilo al Mercosur? La posibilidad de publicar El revés de las cosas (“O Avesso das Coisas”, el libro de aforismos de Drummond de Andrade) en una edición traducida al castellano con ilustraciones de Landrú.

“Pedro y yo teníamos una charla pendiente”, explica Gonzalo, ya de vuelta en Buenos Aires. “Él se contactó con la Fundación y vino de visita en abril para proponernos la idea de reeditar el libro de su abuelo en castellano, sumando algunos dibujos de Landrú que pudiesen ilustrar el texto. Lamentablemente, yo me encontraba fuera del país. Por eso, decidí aprovechar una tarde de mis vacaciones en Río para reunirme con él”.

Pedro Graña Drummond y Gonzalo Colombres en el lugar de trabajo del célebre escritor brasileño, Copacabana, Río de Janeiro

 

El encuentro fue en la casa de Pedro, donde los dos nietos se reunieron para hablar acerca de la obra de sus abuelos y ver de qué manera podrían lograr que ambas convivan en un mismo libro. Según Pedro —que es argentino pero vive en Río de Janeiro desde hace 40 años—, tanto su abuelo como Landrú compartían un refinado sentido de humor y de ahí la idea del proyecto. Basta apenas una lectura rápida a los aforismos de Drummond para darse cuenta de que no será muy difícil encontrar alguna ilustración de Landrú que los pueda acompañar: “En política, 2 más 2 puede ser 4, aunque no es obligatorio”, “La caridad sería perfecta si no generara satisfacción en quien la práctica” o “Al contrario del amor, el amor propio no acaba nunca” son algunas de sus reflexiones.

A pesar de que Landrú y Drummond jamás se conocieron, las coincidencias entre ambos parecen indicar que se habrían llevado más que bien. Los dos fueron editores de revistas: Landrú se encontraba al frente de Tía Vicenta y Drummond había fundado La Revista, desde donde difundía a los principales exponentes del modernismo brasileño. Por otro lado, si bien Landrú se destacó como dibujante y humorista gráfico, él siempre se definió como periodista, mientras que Drummond de Andrade, reconocido por su labor periodística, se consideraba a sí mismo como un dibujante fracasado.

Si bien el libro se encuentra en una fase inicial, El revés de las cosas ya cuenta con una traducción al castellano (realizada personalmente por Pedro). También existe una edición en portugués con ilustraciones del artista chileno Jimmy Scott, la cual constituye un excelente antecedente para el proyecto. Todo esto parece indicar un futuro auspicioso para la colaboración entre estos dos artistas que, si bien jamás llegaron a conocerse en vida, ahora podrían encontrarse en tinta y papel.